De nada sirve tener una súper cámara de fotos, o una cámara de vídeo, si no contamos con un trípode profesional. Ya que a veces este elemento es decisivo para obtener una imagen de calidad.

¿Qué tipo de trípode elegir?

No obstante, antes de comprar o alquilar un trípode, deberemos pensar en algunos factores. Por ejemplo, un trípode adecuado para vídeo no tendrá las mismas características que uno para fotografía. Y por supuesto, los resultados obtenidos también diferirán mucho de esta elección. Pero, ¿cómo saber qué tipo de trípode elegir en función de las funciones que vayan a dársele? Principalmente teniendo muy claras las diferencias entre un trípode adecuado para fotos, y un trípode pensado para vídeo.

¿Cómo son los trípodes para fotos?

Tanto los trípodes para fotos, como los diseñados para vídeo, son una especie de armazón de tres pies que sirven para sostener los instrumentos fotográficos y estabilizar la imagen.

Ambos tipos se componen por un cuerpo central regulable sujetado por tres patas retráctiles que sirven a su vez para regular la altura. Por otra parte, los trípodes pueden tener el cabezal intercambiable o fijo. Los trípodes con cabezal intercambiable permiten colocar sobre la parte superior del cuerpo central la rótula de las cámaras, que no es otra cosa que la pieza que sujeta a la cámara y nos permite moverla para conseguir el efecto deseado.

En el caso del trípode para fotos, basta que tengan patas simples, dado que las cámaras de fotos suelen ser menos pesadas. Y por tanto, no necesitan una sujeción más maciza.

Un trípode para fotos puede tener también distintos tipos de rótulas. No obstante, las más utilizadas son las rótulas de bola, las PAN y las 5D.

En el caso de las primeras, permiten que la cámara se mueva en todos los ángulos. Y en este caso, se suelen utilizar con cámaras más ligeras y menos precisas.

En cambio, las rótulas de tipo PAN permiten un movimiento de tres tipos: Horizontal, vertical y un tercero que podemos bascular. Este tipo de cabezales se mueven con tres manijas que pueden apretarse y aflojarse para fijar o soltar sus ejes.

Finalmente, el trípode de 5 vías, o 5D, es un híbrido de los dos anteriores. Estos trípodes nos permiten dos movimientos extra: Uno desde la zapata que fija la cámara al trípode, y otro que permite girar la 360º independientemente de la posición de la cámara.

Las características del trípode para vídeo

Para vídeos caseros pueden servir los trípodes utilizados para foto. Sin embargo, para conseguir un resultado más profesional, es necesario adquirir o alquilar un trípode adecuado exclusivamente para vídeo.

Una de las grandes diferencias entre un trípode para foto, y uno para vídeo, son sus patas. Los trípodes para vídeo suelen tener unas sujeciones más robustas. En ocasiones suelen ser dobles tubos, ya que éstos deben soportar el mayor peso de las cámaras de vídeo profesionales.

Pero el aspecto más importante de un trípode de vídeo es el funcionamiento de su rótula. En estos casos, la rótula funciona en dos vías: Horizontal y vertical. Pero al estar diseñados para vídeo, sus movimientos son muy suaves debido a que la fricción del cabezal permite movimientos más fluidos y sin tirones.

Para conseguir esta mayor fluidez de movimiento, se utiliza una semiesfera para unir el cabezal y el cuerpo, y además, nos permite equilibrar la cámara en posición horizontal.

Para aquellos que combinan la creación de vídeo, con la fotografía, también existen rótulas mixtas que mezclan características de los modelos mencionados anteriormente.

Para ocasiones más puntuales, pueden alquilarse trípodes en empresas especializadas en alquiler audiovisual como Audiovisuales Alquitel.