La calidad de la imagen, y su adaptación a las distintas condiciones lumínicas, dependerán en gran medida de los tipos de pantallas donde se proyecten dichas imágenes.

Por ello, antes de alquilar una pantalla para un evento o reunión, es importante conocer sus diferencias respecto al resto de tipos de pantallas.

Características de los diferentes tipos de pantallas

Para saber qué tipo de pantalla nos conviene más, teniendo en cuenta factores como la distancia a la que se encuentren los espectadores, el tipo de imágenes que se quieren retransmitir o la luz de la sala, es necesario conocer las peculiaridades y características de todos los tipos de pantallas que existen.

Pantallas LED

Los tipos de pantallas LED funcionan a través de estos diminutos diodos emisores de luz. Los leds se agrupan en módulos para dar lugar a píxeles y poder formar imágenes y vídeo.

Las pantallas gigantes led son las más utilizadas en rótulos, publicidad y todo tipo de eventos culturales y empresariales.

Pantallas LCD

Las pantallas LCD basan su funcionamiento en un cristal líquido, detrás del cual se encuentran los diodos emisores de luz. Los tipos de pantallas LCD se caracterizan por emitir imágenes bastante luminosas. Y suelen encontrarse en televisores, monitores de ordenador y en smartphones y tablets.

Los tipos de pantallas LCD funcionan igual que las LED, la diferencia reside en que usan lámparas fluorescentes.

Pantallas OLED

Los tipos de pantallas OLED son aún las menos usuales, no obstante, cada vez se están haciendo más populares. La traducción de OLED es “diodo orgánico que emite luz”. En estas pantallas, cada pixel emite su propia luz y regulación de esta. Por tanto, los contrastes y el rango dinámico del color se amplían mucho. No obstante, no tienen la misma intensidad de iluminación que los tipos de pantallas LED. Pero como ventaja frente a estas, los distintos ángulos de visión no suponen un problema. Otra de sus ventajas es la fidelidad y pureza de los tonos negros.

OLED significa “diodo orgánico que emite luz”, es decir, cada pixel tiene su propia luz y regulación de la misma, por lo que los contrastes y el rango dinámico del color se amplían mucho, pero no tiene la misma intensidad de iluminación que las LED; sin embargo, no presentan vulnerabilidad a los ángulos de visión. Presentan una gran ventaja en tonos negros, son puros.

Además, la tecnología OLED puede aplicarse en otros materiales, por lo que pueden ser más delgadas y flexibles.

En cambio, la gran desventaja de estos tipos de pantallas es el precio, ya que siguen siendo poco accesibles, no obstante, también gastan menos que otras opciones.

Diferencias entre las pantallas LED Y LCD

Los tipos de pantallas más habituales son las pantallas LED y las LCD. ¿En qué se diferencian?

Las características de las pantallas LCD frente a las LED

Como ya hemos comentado antes, los tipos de pantallas LCD se basan en un sistema de iluminación por proyección sobre la pantalla. En estos, una luz proveniente de la parte de atrás se proyecta en la pantalla y construye las imágenes mediante la combinación de colores. Además, tampoco tienen un ángulo de visión totalmente efectivo, ya que no cuentan con el negro absoluto.

Las ventajas de las pantallas LED

Entre los diferentes tipos de pantallas, seguramente las LED sean las que más ventajas acumulan.

Las pantallas LED hacen un uso más eficiente de la energía que otras tecnologías más antiguas como la LCD o el plasma. Además, sí permiten disfrutar del negro puro, por lo que permite ver la pantalla con buena calidad desde un ángulo mayor.

También podemos encontrar tamaños de pantallas LED muy atractivos y finos, que se adaptan a la perfección a todo tipo de necesidades.